¿Sabemos distinguir un jamón ibérico de otro que no lo es?

¿Estamos comprando jamón serrano o jamón ibérico?

El jamón ibérico es uno de los productos más conocidos de nuestra gastronomía. No obstante, todavía surgen dudas en cuanto a conocer e identificar las cualidades del mismo.

La gastronomía española presume de ser una de las mejores de todo el mundo. Nuestros platos están repletos de sabor, capaces de conectar el paladar de cualquiera. El jamón ibérico forma parte de esta increíble gastronomía pero dentro de ellos hay otros tipos muy similares en cuanto al aspecto y que muchas veces puede llegar a confusión, como el serrano, que desde fuera parecen iguales pero por dentro son dos mundos muy diferentes.

¿Cuál es la característica principal que nos ayuda a diferenciarlos?

Una de las cosas más obvias es la raza del cerdo. La raza ibérica es propia de nuestro país y tiene unas increíbles cualidades por las que obtenemos embutidos ibéricos con unos sabores excepcionales.

Sin embargo, en las tiendas y supermercados vemos todos los tipos de jamón juntos y puede llegar a confusión. De hecho, si alguien nos preguntara sobre este característico producto de nuestra gastronomía, nos daríamos cuenta de que, muchas veces, no sabemos cuál es el porqué de su valor.

¿Qué diferencias existen, entonces?

El jamón ibérico procede de cerdos de raza ibérica, autóctona en nuestro país y que no se puede encontrar en ningún otro lugar. Por otro lado, el jamón serrano procede de cerdos blancos.
Los procesos de curación del jamón serrano también son distintos: debe estar 9 meses en curación para ser considerado Bodega, 12 para ser Reserva y 15 para ser un Gran Reserva. El jamón ibérico está, al menos, 24 meses.

La norma del ibérico es muy exigente por parte de todos los productores de trazabilidad y cumplimiento de normativas para mantener la tradición ibérica y ofrecer a los clientes la mejor calidad.
El jamón serrano suele tener un color más claro que el jamón ibérico, pues este último destaca por su color burdeos, brillante y repleto de motas blancas que indican su largo proceso de curación y la procedencia del cerdo ibérico.

Elige bien

El jamón ibérico de La Abadía Ibéricos es un lujo artesano directo a tu mesa, un manjar para los paladares más exquisitos. Cumple todas las características para considerarse uno de los mejores ibéricos que podrás comer.

 

The Ibérico Edit – El Secreto del Ibérico

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.