EL JAMÓN IBÉRICO & EL LBD

El jamón ibérico es el fondo de armario de la cocina

 

 

En 1926 el número de octubre de Vogue USA muestra por primera vez un boceto de un Little Black Dress firmado por Coco Chanel. Pocas piezas hay tan atemporales como un Little Black Dress (LBD) o lo que es lo mismo, un vestido negro. Una prenda sencilla y compleja como pocas, pasó de ser símbolo de la jet-set a convertirse en un imprescindible en todos los armarios femeninos. Eternamente apropiado y versátil, el LBD encarna valores tan diversos como independencia, resistencia, glamour o respeto.  Lo mismo se encuentra en una marca de lujo que en Zara, la democratización de la moda.

El jamón ibérico debería convertirse también en el fondo de armario de cualquier cocina, de todos los hogares, en cualquiera de sus versiones, de cebo o de bellota. Siempre hay que tenerlo en casa, formando parte de nuestros menús diarios y de esos momentos especiales que surgen. En variedad de formatos según las necesidades de cada uno: para familias numerosas, entero y con hueso; para solteros empedernidos o parejas, sobres de loncheado convencional o a mano; para prácticos, deshuesado al vacío. El jamón ibérico no deja indiferente a nadie.